LUCAS, un niño muy feliz pero a su manera

Estamos muy emocionados. Nuestro amigo LUCAS ha venido a nuestra sede de Torrelavega para visitarnos. Para los que aún no le conozcáis os contamos su historia.

LUCAS nació en Santander el 1 de diciembre de 2009. Desde entonces, su vida no ha sido fácil. Tiene una lesión cerebral, con síntomas como retraso psicomotor grave, epilepsia secundaria y trastorno del espectro autista. Desde los 8 meses no ha parado de ver a médicos y de hacer terapias, públicas y privadas, en Santander y en muchas otras partes de España. El año 2012 fue muy difícil para él. Cada vez estaba más enfermo, por lo que sus padres –Fernando y María– dieron a conocer su situación para poderle llevar a Filadelfia, a “The Family Hope Center”, un centro médico al que van niños con lesiones cerebrales graves, de todo el mundo, a tratarse. LUCAS actualmente tiene seis años pero su madurez es de un niño de un año.

Lucas_4

Para poder abordar su tratamiento, se puso en marcha una campaña en la que se organizaron eventos, se vendió merchandising, se habilitó dos cuentas bancarias… El objetivo: lograr fondos para afrontar económicamente el tratamiento, así como los desplazamientos a Filadelfia. Una de las acciones más populares y que aún sigue vigente es la recogida de tapones y en la que desde FUNCANTABRIA colaboramos activamente. Nuestras sedes son puntos de recogida de tapones, les ayudamos en el traslado de los mismos y acudimos como voluntarios para su selección y carga. ¡Queremos ver trailers y trailers de camiones llenos!

Lucas_5

Gracias a la ayuda que recibe, LUCAS ha podido ir tres veces a este centro de Filadelfia y volverá a finales de abril para que le vuelvan a valorar y adapten su tratamiento.

Antes de emprender ese viaje previsto para el mes que viene, LUCAS quiso hacernos una visita. Vino acompañado de Fernando y María (sus padres) y de Luz (su hermana pequeña). Después de darle un achuchón y jugar un rato con él, nos sentamos con ellos para presentarles un proyecto en el que estamos trabajando y cuyo beneficiario queremos que sea LUCAS.

Escuchar a Fernando y María hablar de su hijo emociona muchísimo. Les miras fijamente y sus ojos lanzan destellos de luz y vitalidad. Nos cuentan el día a día de LUCAS, su evolución, las cosas que aprende… No quitan la sonrisa de la boca, sus ojos brillan, de orgullo. Nos pasaríamos horas y horas escuchándoles.

Lucas_1

Entre todas las cosas nuevas que nos han trasladado, María, su mamá, nos ha dicho que LUCAS ya tiene picardía. Cuenta que mientras hacen la gimnasia diaria, más de una vez “se hace el dormido” para no seguir con los ejercicios. También nos ha dicho que ya se le ha caído su primer diente y que el segundo…, de momento se mueve.

Como sus padres afirman, LUCAS es un niño muy feliz pero a su manera. La risa es algo muy común en su rostro, “le encanta regalar sonrisas”. Y jugar, como a todos los niños, le vuelve loco. Lo quiere agarrar y coger todo. Una vez a la semana LUCAS y su hermana Luz van a la piscina. Precisamente en uno de esos días, Luz se dio cuenta que su hermano tenía algún problema. “Tenía dos años cuando Luz comenzó a preguntarme quién era más mayor, ella o LUCAS;  por quÉ ella podía hacer ‘esta cosas’ y él no… Así se dio cuenta que su hermano no era como los demás niños”, relata María.

Los días de LUCAS

Para LUCAS los días comienzan a las 09:00 horas. Una vez que se levanta de la cama, realiza una serie de ejercicios con unas bolsas especiales con las que trabaja su capacidad pulmonar. Debe de hacer 40 ejercicios repartidos a lo largo del día. Después, llega el turno de la gimnasia que da paso al esperado desayuno.

Para llegar a la cocina, María le obliga a ir solo. LUCAS no sabe caminar. Él se desplaza por casa arrastrándose, para ello, tal y como nos han explicado sus padres, los suelos están totalmente adaptados. Con la barriga llena se sube al bipedestador durante 30 minutos. La intención es que permanezca de pie, comience la digestión. También este aparato le ayuda a que su cadera mejore día a día.

Después, María y él, (Fernando está en el trabajo y Luz en el cole) trabajan los sentidos para rehabilitarlos. El olfato es el sentido que más desarrollado tiene LUCAS, todos los días identifica 20 olores diferentes. LUCAS no habla y como dicen sus padres “él ve a través de la mano”.

¡Hora de comer! Al igual que el desayuno, arrastre y a llenar la barriga. Cuando Fernando regresa de trabajar, a las 16:00 horas, María se marcha a recoger tapones y LUCAS se queda con su papá para seguir subiendo al bipedestador, repetir ejercicios respiratorios y sensoriales y descansar en la cama hiperbárica. Toca cenar y descansar. LUCAS duerme con chaleco respiratorio.

¿Qué os ha parecido lo que os hemos contado de LUCAS? ¿Quieres ayudar? Ya sabes que en nuestros locales recogemos tapones. Además, muy pronto os anunciaremos una actividad en la que podréis colaborar para ayudar a LUCAS. El esfuerzo, merece la pena. Lucas_3

¿Qué quieres hacer con tu vida?

Hola amigos de FunCantabria,

Este mes comenzamos el post solicitandos vuestra opinión. Relee el título y dinos lo que tú responderías. (¿QUE QUIERES HACER CON TU VIDA?)

“Quiero encauzar mi vida con el mundo del teatro. Me permite decir lo que no puedo expresar con las palabras (Aurora, 21 años)

“Quiero dejar huella en las personas que me rodean. Que siempre se acuerden de mí” (Alicia, artes en la ciencia)

“Quiero viajar. La gente me dice que hasta que no logre un trabajo no me lo voy a poder permitir. Por qué primero una cosa, y luego otra. Voy a viajar (Antia Nefelibate)

“Elegí con cabeza y lo hice bien. Una lesión de rodilla me alejó del balonmano y tuve que elegir qué hacer con mi vida. Pasé de sacar malas notas a sacar las mejores. Logré terminar la ESO y me apunté a un módulo de Telecomunicaciones. Ya lo he terminado y ahora estoy estudiando cocinero. Quiero mejorar constantemente”, (Alberto, teleco y cocinero)

Estas son algunas de las respuestas que se recogen en este documental que mediante nuestro blog os queremos presentar.

Una hora y media de experiencias únicas, con historias de superación e ilusión a través de cosas tan sencillas como la música, el teatro, el deporte o la comunicación.

Todas ellas son respuestas de chicos de entre 20 y 30 años que demuestran que no hay lugar para el fracaso o la desgana. Todo lo contrario, ganas, fuerza, coraje y mucha ilusión. Al fin y al cabo, sin ilusión no se hace nada. Ellos se definen como la “generación encontrada” y se ofenden si oyen eso de “generación perdida”.

Os estaréis preguntando: ¿Quién ha realizado este documental? ¿Cómo se ha creado? La respuesta es muy sencilla. El pasado verano de 2015, seis jóvenes decidieron llevar a cabo un viaje en caravana que recorrió toda España. La experiencia, os la podéis imaginar… ¡Fantástica! Pero lo sorprendente viene ahora. Además de fotografías, recuerdos, algún que otro capricho… estos chicos se trajeron en sus maletas un total de 60 entrevistas en profundidad y 2.000 encuestas hechas a jóvenes de entre 20 y 30 años. El tema, siempre el mismo: ‘¿Qué quieres hacer con tu vida?’.

Aunque no hayan tenido la suerte de encontrarse contigo, contesta: Qué quieres hacer con tu vida. Y recuerda, nunca es tarde para volver a empezar.

#CelebraLaVida #CompartimosIlusiones #FunCantabria

En FunCantabria, ¡ya estamos en Navidad!

Hola amigos,

Queremos compartir con todos vosotros una noticia que nos hace convertirnos ‘en niños’ durante unos días, y que nos llena de ilusión. La noticia es… LA NAVIDAD HA LLEGADO A FUNCANTABRIA.

Al igual que decoramos nuestros hogares, las calles… también hemos querido dar ese toque especial en nuestras oficinas para estos días festivos.

Como ya sabéis nos gusta ser transparentes, cercanos y mostraros todas aquellas iniciativas que llevamos a cabo. ¡Esta no podía ser menos! Por ese motivo, un año más, hemos optado por una decoración exterior en la que vosotros sois los protagonistas. Queremos celebrar estas fiestas junto a todos vosotros, y además aportar nuestro granito de arena al ambiente navideño que vive la ciudad.

Cuando pases caminando, en coche, en autobús, en bicicleta… o como prefieras, cerca de nuestras oficinas no te olvides mirar hacia nuestro escaparate porque la Navidad te está esperando.

Gabriel García Márquez

La imagen navideña de este año va acompañada de una preciosa frase que, ocupando solo 15 palabras, tiene mucho que decir.

Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidarse es difícil para quien tiene corazón” (Gabriel García Márquez)

Si no nos vemos, ¡Felices Fiestas!

Pedagogía de María Montessori para descubrir el mundo con alegría

El mundo, a través de los ojos de un niño, se abre como una ventana trasparente donde todo fluye con múltiples sensaciones, colores, sonidos y espectaculares conceptos que interpretar y asentar. La mejor forma de integrar cada experiencia en el cerebro de nuestros hijos, es mediante el afecto, el cariño y la alegría.

Los niños necesitan nuestra guía y nuestro apoyo para abrirse camino en ese entramado complejo que es el mundo, no obstante, es necesario también ofrecerle confianza para que sea él mismo, el artífice de su propio aprendizaje valiéndose de sus estrategias.

Estamos seguros de que ya has oído hablar muy a menudo de María Montessori, pedagoga, filósofa e italiana, y del conocido “método Montessori”. En su tiempo, en esa Europa humilde de principios del siglo XX, muchos de sus principios fueron tomados como una auténtica revolución en el campo educativo.

Su idea esencial era la de conseguir un desarrollo integral del niño a través de una estimulación continua de los sentidos, las emociones, y las experiencias, en las cuales, el propio alumno fuera siempre un agente activo, en esos descubrimientos “espontáneos” que él mismo conseguía al tener autonomía, al tener libertad. Obviamente, el concepto de “libertad” estaba asociado siempre a la supervisión y la guía del adulto, pero la idea de esa “escuela activa” con sus principios, esencias y estructuras, nos lleva también a la necesidad de aplicar esos mismos conceptos en el hogar.

En la educación en ese día a día con nuestros niños, donde podemos también desarrollar el método María Montessori para educarlos en alegría, en felicidad, en libertad… Te invitamos a descubrirlo.

El instante con mayor potencialidad de un niño, corresponde a la edad comprendida entre los 0 y los 11 años, siendo el periodo más intenso el comprendido entre los 0 y los 6 años. Es lo que María Montessori denominaba como periodos sensibles, es decir, momentos de gran plasticidad en el desarrollo neuroemocional de los más pequeños.

Si hay una idea que en ocasiones se ve con cierto temor es el aspecto de “dar libertad” a los niños. Es necesario matizar dicha idea. Por ello, te invitamos a ahondar un poco más en el método de María Montessori para comprenderlo un poco más, y para ver también el indiscutible valor de educar en emociones. En alegría.

Estrategia María Montessori: enséñame a hacerlo por mi mismo
Dar libertad a nuestros niños no significa ni mucho menos despreocuparse y darles completa autonomía. En absoluto. Se trata en realidad de lo siguiente.

Para que un niño sea capaz de adquirir y asentar un aprendizaje necesita primero un guía, más tarde, hacerlo por sí mismo. Si lo hacemos por ellos, si les resolvemos tareas, obligaciones cotidianas, si ponemos límites en su día a día para tenerlos controlados, los niños no serán capaces de descubrir cosas por sí solos. Es más, les generaremos dependencia, o bien ansiedad ante esa necesidad de “supervisión” contínua.
Ofréceles apoyo en el día a día, demuéstrales que son capaces de muchas cosas y que confías en ellos porque los quieres. Esa sensación de saberse queridos y reconocidos, les aporta seguridad para moverse en sus contextos particulares.
Sí al valor del refuerzo positivo de educar en alegría y no en amenazas
“¡Es que todo lo haces mal y no te das cuenta de las cosas!”, “Tu hermano es más espabilado que tú”, “Está claro que no vas a aprobar el curso”… No hay expresiones más devastadoras en la mente de un niño que las anteriores. Las verbalizaciones negativas no son pedagógicas, no ayudan y generan una baja autoestima además de ira.

Es algo que deberíamos evitar, porque el lenguaje, las palabras, pueden ser en ocasiones muy peligrosas, en especial en un niño. Recuerda que siempre entienden más cosas de las que pensamos. Usa en exclusiva el refuerzo positivo en tu forma de hablar: “veo que te ha salido mal el exámen, pero confío en ti y sé que vas a esforzarte”.
En lugar de fijarte en el error del niño, ofrécele guías y estrategias para que pueda resolverlo por sí mismo. El hecho de conseguirlo, le ofrecerá una inyección de autoestima y seguridad en sí mismo.

María Montessori enfatizó siempre la necesidad de respetar los tiempos de maduración de los niños. Por ello, es necesario que no los estresemos, y aún menos, los comparemos con sus hermanos o compañeros de clase.

Estrategia María Montessori: descubriendo el mundo con alegría
No hay mejor forma que abrirse paso por la vida que con unas buenas pinceladas de alegría en el corazón, confianza en la mente y la sensación de sentirse libres, capaces y fuertes para descubrir el mundo. Por ello, es necesario tener en cuenta que para aprender hay que tener motivación, y para disfrutar de esa emoción tan positiva requiere de pequeños esfuerzos cotidianos por nuestra parte.

– Ofrécele numerosas oportunidades de aprendizaje tanto en casa como en el exterior.
– Haz a tu hijo partícipe de las tareas del hogar, deja que te ayude a cocinar, permite que tenga sus propias plantas, que elija sus propios libros… Permite que tenga voz, y que sepa escuchar la de los demás.
– Ofrécele retos. Puedes utilizar en casa una “caja de sorpresas”. En ella, cada día, puedes introducir algo nuevo para tus hijos: un cuento, una semilla que plantar, una invitación para ir al museo, una concesión a cambio de una nueva responsabilidad…

Educar requiere ser responsable, ser creativo y hacer del universo de tu hijo, todo un legado lleno de afectos donde se sienta bien, donde se sienta feliz y libre para crecer, tal y como nos recomendaba María Montessori.

Queda prohibido no hacer realidad tus sueños

¿Cuántas veces has soñado con ese viaje a Canadá, a las Islas Maldivas o a Nueva York? ¿En cuántas ocasiones has soñados con trabajar en algo que te apasiona? Todos tenemos nuestros sueños, una imagen de nosotros haciendo o logrando algo que nos dibuja una sonrisa. Pero también tenemos nuestras excusas: no tengo tiempo, no tengo dinero, no puedo, no sé.

Aunque lo hayas escuchado mil veces, es cierto, nadie te va a venir a regalar unos billetes de avión a tu destino favorito, ni va a llamar a la puerta de tu casa para ofrecerte el trabajo de tus sueños. Sólo tú eres el artífice de lo que ocurre en tu vida, sólo tú puedes construirla y modelarla para que sea como la imaginas.

5 pasos para hacer realidad tus sueños
Tus sueños están ahí y seguirán siendo sueños mientras no muevas tu cuerpo y tu mente para lograr alcanzarlos. No basta con tocarlos, es necesario vivirlos, llegar a un momento en el que sabes que tu vida ha tenido un objetivo que has cumplido y que te ha hecho inmensamente feliz. Haz lo imposible, sólo así serás consciente de que un sueño puede ser real y dejar de ser sueño.

-Visualiza tu sueño
Siente el olor de un bosque de Canadá, siente el rumor de las hojas húmedas bajo tus pies, siente como el sol de la playa de las Islas Maldivas calienta tu rostro, visualiza cómo es ese trabajo que tanto te gustaría hacer. Cómo huele en ese momento, cómo sabe el aire, qué emoción sientes.

Visualiza tus sueños cada día, cierra los ojos durante diez minutos y déjate llevar por ese momento que deseas tanto, déjate llevar por la ilusión que sientes, por la alegría de tu sonrisa. Nadie te puede arrebatar ese momento, esa visión, tócala, saboréala, huélela.

-Crea un plan
Todo sueño debe tener un plan para ser alcanzado. Fija objetivos a corto plazo, que sean realistas y que poco a poco te acerquen a tu gran sueño. Deben ser objetivos concretos y medibles, con fechas determinadas para ser realizados.

Planifica todos los aspectos de tu sueño, que no se escape ningún detalle, cómo lo vas a alcanzar, en cuánto tiempo, qué acciones vas a realizar, qué personas te pueden ayudar, qué información necesitas.

-Mantente motivado y sé perseverante
La motivación y la perseverancia son fundamentales para lograr cualquier sueño. Cada día habrá algo o alguien que nos desmotive, que nos haga pensar que quizás hemos sido demasiado ambiciosos. Muchas veces hay personas que nos dan consejos con su mejor intención pensando en lo que según ellos “es mejor para nosotros”, pero obviando lo que nosotros queremos y actuando con miedo.

La perseverancia supone ser constante en nuestra forma de actuar. Habrá miles de obstáculos en el camino y a lo mejor es necesario cambiar ese camino en algún momento, para llegar al mismo sueño, pero eso no quiere decir que debamos desistir. Quiere decir, simplemente, que tenemos que cambiar un aspecto de nuestro plan.

-Pide ayuda y delega
Pedir ayuda es esencial a veces, porque es imposible saber de todo y necesitamos el consejo y el coraje de personas que nos puedan orientar en determinados aspectos de nuestro plan. Un complemento a la ayuda es la posibilidad de delegar. No podemos hacer todo, sino que poco a poco deberemos delegar una parte del trabajo o de alguna acción en otras personas y confiar en ellas.

-Mide tus progresos
Los objetivos a corto plazo, deben ser medibles, para que se pueda cuantificar claramente en qué punto del camino te encuentras, de cara al cumplimiento de tu sueño. A veces no logramos cumplir un objetivo, pero en ese momento quizás sea necesario replantearse si hay que realizar un ajuste para que el objetivo sea realista, de forma que no nos sintamos frustrados y sigamos motivados.

Por supuesto, cada vez que logres alguno de tus objetivos celébralo, aunque sea con pequeñas cosas que te gusta hacer. Date un premio, eres tú con tu propio esfuerzo el que se acerca a sus sueños. Eso es digno de una celebración.

-VIVE TU SUEÑO
Cuando tu sueño sea real, lo puedas tocar, oler, saborear: vívelo, ámalo, sonríe, disfruta, exprime la vida, sé consciente de tu aquí y ahora. Celebra que lo has logrado, siente todas las emociones que te inundan, llora de alegría, abraza, besa, VIVE.

Einstein escribió una carta sobre el amor a la hija que nunca conoció…

Albert Einsten nunca conoció a su hija Lieserl, quien fue concebida con Mileva Maric, una de las compañeras de estudio del científico en aquella época (1900) y fuera del matrimonio.

Decenas de las cartas privadas que Einstein había escrito en esa época fueron reveladas en los años 80, se supo que mas de 11.000 cartas habían sido relatadas de manos del genio de Einsten, y que desde ese momento estarían abiertas a los investigadores.

Entre todas las cartas, una robó la atención, se trató de una combinación de letras que abarcaba el tema mas apasionado de Einstein (la física), pero de una forma poco convencional en él, teniendo como principal argumento científico al amor.

La carta fue escrita para su hija Lieserl, quien hasta ahora se dice que murió de una enfermedad en su primer año de vida:

“Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!”.

Tu padre

Albert Einstein

Aprende de tu pasado y dirígete hacia el futuro

Todos tenemos un pasado lleno de cosas buenas y alegres, pero también de cosas malas y dificultades que nos afectan más de lo que deberían en nuestro presente más inmediato… experiencias que en ocasiones, vuelven a renacer…

¿Cuántos fantasmas del pasado siguen atormentándote ahora? ¿Tienes algo que te bloquea? Piensa si quieres vivir así siempre, cargando con esos miedos, esas situaciones traumáticas que han quedado atrás, pero que tú revives en tu presente de forma aparentemente inconsciente.

No soltar el pasado es algo que evita que sigas avanzando en tu vida, te bloquea y te paraliza en muchas ocasiones. Por eso, debemos aprender a mirar a nuestro pasado como una oportunidad de aprendizaje.

Tu pasado es una experiencia valiosa

A veces, miramos a nuestro pasado como algo odioso, algo que querríamos cambiar, que daríamos lo que fuera por volver atrás y volver a vivirlo, pero de otra manera. ¿De verdad tú cambiarías tu pasado? Si piensas en cambiar tu pasado no estás en el camino correcto. No podemos volver atrás. Cada minuto que pasa nos aleja de ese pasado que nunca volveremos a recuperar. ¿De verdad es necesario estar retorciéndonos en algo que no podremos de ninguna forma cambiar?

En ocasiones nos sentimos bajos de autoestima y tristes por eso que no podremos modificar. Pero, el primer paso es aceptar que esto ¡es así! No hay manera de volver atrás, ¡asúmelo! Los cambios del pasado son imposibles.

Una vez asumido, ya te encuentras en el camino correcto para ver todo ese pasado que has dejado atrás como una experiencia valiosa. Debemos aprender a ver lo bueno de todo lo que hemos realizado, aunque nos hayan ocurrido cosas malas, ¿qué te ha enseñado eso? Todo nos marca, pero absolutamente todo. Toda experiencia cambia nuestra vida y debemos abrazar esto como algo que nos hace avanzar, madurar y mejorar como personas.

¿Vas a seguir lamentándote por todo lo negativo que ha sucedido en tu pasado? En absoluto. Míralo bien. ¿Cuánto has aprendido? Gracias a ese pasado eres lo que eres hoy en día. Aprovecha tus experiencias para ser mejor hoy y mañana. Aprovéchalas porque con ellas podrás aprender.

Una vez que has aceptado que no puedes seguir pensando en ese pasado que ya pasó, pues no podrás cambiarlo, es el momento de pensar en tu futuro. Tu futuro es como una hoja en blanco, no sabes lo que va a pasar, pero lo que sí es cierto es que lo que hagas hoy es lo que lo marcará. Al igual que tu pasado ha marcado tu presente, así tu futuro se verá marcado por el aquí y el ahora. Aprovecha para aprender de tu pasado, ser mejor persona ahora y redirigirte a tu futuro. No te permitas continuar llevando a tus espaldas frustraciones y cosas que deberías haber dejado en el pasado, ¡no te lo mereces! Piensa en lo siguiente: ¿quién quieres ser?, ¿qué vas a hacer? En tus manos está decidir cómo quieres ser en tu futuro, cómo quieres que sea.

¿Quieres seguir llevando cargas o vivir la vida libremente? El futuro es tuyo y de nadie más. Así que empieza hoy a caminar por el sendero que te llevará a ese futuro que tanto deseas. Es muy importante que lo visualices y que, a pesar de las dificultades y cosas negativas que puedan suceder, sigas adelante sin desviarte.

¿Ya sabes cómo quieres que sea tu futuro? Visualízalo y libérate de todo aquello que pueda frenarte en todo lo que quieras alcanzar, en lo que quieras convertirte. Piensa que cada momento que pasas en tu pasado es un momento que pierdes y que podrías aprovechar con tu presente o tu futuro.

Aprende de tu pasado, ¡siempre hay algo bueno que sacar de todo lo malo!De verdad… incluso lo malo te ha enseñado cosas, solamente tienes que reflexionar sobre ello, verlo con una perspectiva de aceptación, asimilación y aprendizaje.

Halloween o Noche de las Brujas

Halloween o Noche de las Brujas es una fiesta proveniente de la cultura celta que se celebra en la noche del día 31 de octubre. Los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta los niños pronuncian la frase “Truco o trato”o “dulce o travesura” y “Dulce o truco”. Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les gastarán una pequeña broma, siendo la más común arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta. Halloween es una derivación de la expresión inglesa All Hallow’s Eve (Víspera del Día de los Santos). Se celebraba en los países anglosajones, principalmente en Canadá, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido. Pero actualmente se celebra en casi todos los países occidentales con mayor o menor presencia.

Sus orígenes se remontan a los celtas[1] , y la fiesta fue exportada a los Estados Unidos por emigrantes europeos en el siglo XIX,más o menos hacia 1846. La fuerza expansiva de la cultura de EE.UU. ha hecho que Halloween se haya popularizado también en otros países. El día de Halloween, en tiempos modernos se considera una fiesta estadounidense.

La historia del Halloween se remonta a hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, el preciso día 31 de octubre de nuestro calendario. El ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar. Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las “decoraban” con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces. Es así pues una fiesta asociada a la venida de los dioses paganos a la vida.

El recorrido infantil en busca de golosinas probablemente enlace con la tradición neerlandesa de la Fiesta de San Martín.

Halloween es una fiesta basada en el miedo, la muerte, los muertos vivientes, la magia negra y los monstruos místicos. Los “personajes” que se suelen asociar a Halloween incluyen a los fantasmas, las brujas, los gatos negros, los trasgos, los banshees, los zombis y los demonios, así como ciertas figuras literarias como Drácula y el monstruo de Frankenstein.

Los celtas solían disfrazarse con pieles de animales el 31 de octubre y así no ser descubiertos por los espíritus que, según ellos, esa noche recobraban vida. De ahí la costumbre actual de disfrazarse ese día. Los colores tradicionales de Halloween son el negro de la noche y el naranja de las primeras luces del día. Los símbolos de Halloween también incluyen elementos otoñales como las calabazas y los espantapájaros.

La celebración del día de Halloween ha sido integrada en otras culturas no anglosajonas, casi desplazando los ancestrales ritos del Día de Muertos.

No dejes escapar a las personas que hacen bonito tu mundo.

Las personas que hacen bonito tu mundo son aquellas que permanecen. O sea, quienes te reconfortan, te sacan sonrisas, te sosiegan y te mantienen fuerte ante la vida. Con ellas las relaciones son sólidas, consistentes y leales.

La gente bonita es la sincera, la que aprieta la mano y cuando mira a los ojos llega hasta el corazón. Su sola presencia emociona, porque respetan, porque no juzgan y porque siempre dan la cara. Por eso son las personas que hacen lindo nuestro mundo.

HAY PERSONAS QUE NOS ENCANTAN.
No por nada en concreto, sino porque nos ofrecen confianza y placidez. Son relaciones que se cultivan en los pequeños detalles, sinceras y verdaderas. Son aquellas que se pueden alimentar con miradas de complicidad y pequeños gestos, pues cada detalle se convierte en una gran obra.

Estos sentimientos suelen ser recíprocos y hay ciertas reglas no escritas que prevalecen entre ellos. Sin embargo, muchas veces se nos olvida que los “te quiero” también hay que pronunciarlos y que la gratitud es el mejor alimento para el alma.

Así es que con frecuencia descuidamos algo tan importante y vital como es la demostración del afecto y la atención a las necesidades afectivas de nuestras parejas en este baile de la vida.

LO QUE SE DESCUIDA, SE PIERDE.
Se dice que el amor dura tanto como lo cuidemos y lo cuidamos tanto como lo queremos. Así, si bien somos humanos y a veces cometemos errores que pueden llevar a equívocos en relación de nuestro afecto, lo cierto es que no podemos permitirnos dejar escapar a las personas valiosas.

Tristemente es común que ignoremos a personas importantes por pura desidia, por falta de tiempo o por cierto desinterés teñido de egoísmo. Solemos cometer el error de no dedicar el tiempo necesario a “demostrar” a esas personas lo importantes que son.

Así, también es probable que en algún momento hayamos sentido que alguien nos deja de lado y nos hayamos vuelto locos intentando comprender qué ocurría. Este sufrimiento es innecesario y podemos evitarlo de muchas formas. Veamos algunas:

-Generalmente basta con unas palabras que hagan comprender que la ausencia o la distancia no significan jamás el olvido y que a pesar del “abandono temporal”, la presencia permanece.

– Aún así, demostrar a alguien que nos importa es algo que lleva tiempo y que hay que construir poniendo especial cuidado en que la relación sea saludable y que esté alejada de dependencias y excesos emocionales.

–Cada ladrillo debe estar elaborado con la más absoluta sinceridad; esto es sin egoísmos ni segundas intenciones. Así, tenemos que tener en cuenta de que no debemos crear necesidades, ni siquiera la de la compañía.

-Esto se logra a través de la comunicación y la expresión sincera tanto de nuestros pensamientos como de nuestros sentimientos. Como es natural debemos hacerlo siempre planteando que somos nosotros quienes nos sentimos así, no la persona que tenemos delante la culpable del malestar o, incluso, del bienestar.

O sea, que si te sientes incómodo o incómoda lo plantees sin culpabilizar y comprendiendo que los problemas siempre son de dos. Esto ayudará a que la relación no se enfríe de manera innecesaria y que se fundamente en la confianza y la sinceridad.

–Las relaciones necesitan del tiempo y de las experiencias para nutrirse, sustentarse y crecer. Si dejamos de dedicar tiempo, mostraremos falta de interés y, como consecuencia, alejaremos a aquellas personas imprescindibles.

En mi vida quiero personas que sumen, no que resten

No dejes que se pierda tu esencia. Intenta no perderte entre la gente, pues cada vez desconocemos más a los que nos rodean. No te desveles ni te deshagas de tu esencia aunque lo que estás viviendo te atormente. No cambies ni te transformes sino es porque has asumido una buena lección.

Tu corazón es hermoso así, no permitas que las personas resten o dividan tu vida. Ama tu interior y mejórate cada día, pero no consientas perder tu esencia. Si ella desparece, serás solo alguien más y aquellos que te quieren y te valoran no podrán distinguirte.

El dolor que causa aquello que nos anula a veces es insoportable
Nadie quiere tener a su lado personas que le anulen o que boicoteen su crecimiento personal. Todos queremos a nuestro lado personas que nos ayuden a sumar experiencias y buenos sentimientos.

Es como el yin y el yang, la tristeza y la alegría, la noche y el día. Los aciertos requieren de los errores de la misma forma que sumar no tendría sentido si nunca hubiese nada que restar. Y es así como somos las personas, a veces blanco, a veces negro y, en otras ocasiones, de colores.

Nadie es totalmente bueno o totalmente malo
Aún sabiendo que no podemos ser todo o nada, no podemos dejar al descubierto nuestro bienestar, tenemos que protegerlo de daños que pueden ser evitables y previsibles.

Para eso debemos solemos una especie de balanza emocional. A un lado ponemos todo aquello generado por los demás que es negativo y que sobra. Al otro lado colocamos lo bueno y lo positivo que podemos encontrar en nuestro camino.

Como es obvio, deberemos sopesar emocionalmente a cada persona por separado teniendo siempre en cuenta la situación física y emocional de las personas afectadas, así como, por supuesto, el contexto.

Queda a la vista que no es nada fácil utilizar nuestra balanza, pues hay cientos de factores que no podemos controlar y que son totalmente subjetivos. Así es que… ¿por qué juzgamos como bueno o malo tan a la ligera?

Sé una persona justa, no pierdas tu esencia
A veces estar inmersos en un profundo dolor nos precipita al barranco de los prejuicios y de los tópicos. Cuando sucede esto, solemos cegarnos por el dolor de nuestras heridas y no por lo bondad que en otras circunstancias nos caracteriza.

A través del perdón y de la comprensión podemos conseguir que cualquier persona sume aun partiendo de sus malas acciones o palabras. Somos nosotros los que damos validez a los demás, por lo tanto somos nosotros quienes elegimos de qué manera queremos aprender.

Tomar conciencia de que muchas veces juzgamos demasiado alegremente nos ayudará a eliminar de nuestra vida lo realmente dañino y negativo. Pensándolo así, a la larga nunca nos arrepentiremos de ser personas coherentes y justas.